El hada Melusina y la trigonometría

El hada Melusina y la trigonometría se cruzan en la siguiente frase de François Viète:
(Imagen tomada de “Francisci Vietae opera mathematica, Leiden 1646″, pag. 315).

Teorema III. Cuyo descubrimiento de alegría me emocionó, oh diosa Melusina, a ti cien ovejas por una de Pitágoras inmolé“, y que alude a la leyenda, contada en Plutarco, sobre el sacrificio de un buey por Pitágoras al descubrir su teorema.

Una búsqueda adicional revela que la ‘diva Melusinis’ de la frase no es el hada Melusina, sino Catherine de Parthenay, como se ve en la dedicatoria del “In Artem Analitycen Isagoge“, donde Vieta llama a Catherine princesa melusínida, y dice que el hada fue “ataviam tuam” o su cuadrisabuela. (en francés aquí).
Leer más

Fyodor Bronnikov

Pintor ruso, que viene aquí por su cuadro “Himno de pitagóricos al sol naciente”, que aparece en la cubierta del libro “Pythagoras and the Early Pythagoreans” de Leonid Zhmud, cuya traducción inglesa acaba de publicarse1.

Imagen tomada de la wikipedia.


1Leonid Zhmud. Pythagoras and the Early Pythagoreans. Translated from Russian by Kevin Windle and Rosh Ireland. Oxford University Press, 2012.

Francesco Filelfo

En las entradas sobre Francesco Filelfo (1398-1481) en diferentes enciclopedias en internet encontramos una sorprendente diatriba, que parece demasiado personal y exagerada:
Filelfo deserves commemoration among the greatest humanists of the Italian Renaissance, not for the beauty of his style, not for the elevation of his genius, not for the accuracy of his learning, but for his energy, and for his complete adaptation to the times in which he lived. His erudition was large but ill-digested; his knowledge of the ancient authors, if extensive, was superficial; his style was vulgar; he had no brilliancy of imagination, no pungency of epigram, no grandeur of rhetoric.
Therefore he has left nothing to posterity which the world would not very willingly let die.

En la versión castellana está suprimida la última frase.

Francesco Filelfo será recordado favorablemente en la historia de las matemáticas porque en 1427 trajo de Constantinopla a Italia un manuscrito con las Cónicas de Apolonio de Perga.
Ese manuscrito es probablemente el hoy conocido como Vaticanus Graecus 206, que contiene los cuatro primeros libros de las Cónicas y del cual son copia, directa o indirecta, todos los manuscritos griegos que tenemos de esa obra.

Pánfila de Epidauro

Pánfila de Epidauro escribió unos comentarios históricos que, según cuenta Focio, eran un libro de citas, sin organización por temas ni plan preconcebido, en el que cada pieza de información fue anotada cuando le llegaba a la escritora, quien afirma que creía que esa variedad daría mayor placer al lector1.

Los libros de citas (“commonplace books”) han sido considerados precedentes de los blogs2, y Pánfila sería entonces una antigua bloguera.

Pero Pánfila no viene aquí por eso, sino por ser la única transmisora de la atribución a Tales de Mileto del teorema que dice que el ángulo inscrito en un semicírculo es recto:

Pánfila escribe que habiendo aprendido la geometría de los egipcios, inventó el triángulo rectángulo en un semicírculo, y que sacrificó un buey por el hallazgo. Otros lo atribuyen a Pitágoras, uno de los cuales es Apolodoro Logístico.
(Diógenes Laercio, Vidas…, Tales.3.)


1 http://en.wikipedia.org/wiki/Pamphile_of_Epidaurus
2 http://en.wikipedia.org/wiki/Commonplace_book#Contemporary_evaluations