Frontispicio

La tragedia “Edipo en Colono“, de Sófocles, comienza así (habla Edipo):

Antígona, hija de un anciano ciego, ¿a qué región hemos llegado o de qué hombres es este país ?
¿Quién acogerá en el día de hoy con míseros dones al errabundo Edipo, que exige poco y recibe aún menos ?


Aristipo de Cirene es conocido, entre otras cosas, por su relación con Lais de Corinto, pero hoy le traemos aquí por ser el protagonista de una  famosa anécdota contada por Vitrubio, Cicerón y Galeno.



El grabado anterior aparece en el frontispicio de la edición de Edmund Halley de “Las Cónicas” de Apolonio de Perga, en 1710. El pie es el comienzo del prefacio al libro VI de “De Architectura” de Vitruvio.

El mismo grabado, con diferente figura dibujada en la arena según la obra, fue frontispicio en otras ediciones oxonianas de los clásicos:

Anteriormente, en 1703, en la edición de David Gregory los “Elementos” de Euclides.

Y posteriormente, en 1792, en la edición de Torelli de las obras de Arquímedes.

Más información sobre éste y otros frontispicios inspirados en la anécdota de Aristipo se puede ver en:
“Why Have a Frontispiece? Examples From the Michalowicz Collection at American University”.  Florence D. Fasanelli & V. Frederick Rickey.
Revista Brasileira de História da Matematica, Especial 1, dic. 2007


Comments are closed.