Medir las llanuras aéreas

Talía, musa de la Comedia

En las obras de Aristófanes tenemos dos interesantes testimonios, por coetáneos y únicos, sobre la actividad en geometría en la Atenas del siglo V a.C.

Uno de ellos ya apareció en una entrada anterior, y es el pasaje de “Las nubes” donde Aristófanes nos hace sonreir, todavía hoy, con el diálogo entre Estrepsíades y un dicípulo del “Pensatorio”.

Otro pasaje de Aristófanes donde se menciona la geometría está en “Las Aves”, que obtuvo el segundo premio en el festival de las Grandes Dionisias en Atenas en el 414 a.C., donde aparece el astrónomo y geómetra Metón en la siguiente escena.

(Durante la fundación de Nubecucocia o Nefelococigia, la ciudad de las aves en el aire, se presentan diversos personajes ofreciendo sus servicios. Entra el astrónomo Metón con instrumentos de agrimensor y calzado con coturnos.)

METÓN.-Vengo a veros para…
PISTETERO.-Otro importuno. ¿Qué te trae aquí? ¿Cuáles son tus proyectos? ¿Qué te propones viniendo tan encopetado con tus coturnos?
METÓN.-Quiero medir las llanuras aéreas, y dividirlas en parcelas.
PISTETERO.-En nombre de los dioses, quién eres?
METÓN.-¿Quién soy? Metón, conocido en toda la Hélade y en la aldea de Colona.
PISTETERO.-Dime, ¿qué es eso que traes ahí?
METÓN.-Reglas para medir el aire. Pues todo el aire, en su forma general, es enteramente parecido a un horno. Por tanto, aplicando por arriba esta línea curva y ajustando el compás… ¿Comprendes?
PISTETERO.-Ni una palabra.
METÓN.-Con esta otra regla trazo una línea recta, inscribo un cuadrado en el círculo y coloco en su centro el Agora; a ella afluirán de todas partes calles derechas, del mismo modo que del sol, aunque es circular, parten rayos rectos en todas direcciones.
PISTETERO.-¡Este hombre es un Táles! Metón.
METÓN.-¿Qué?
PISTETERO.-Ya sabes que te quiero; pero voy a darte un buen consejo: márchate cuanto antes.
METÓN.-¿Qué peligro corro?
PISTETERO.-Aquí, como en Lacedemonia, es costumbre expulsar a los extranjeros, y en toda la ciudad llueven garrotazos sobre ellos.
METÓN-¿Es que, por acaso, estáis en revolución?
PISTETERO.-No, ciertamente, por Zeus.
METÓN. ¿Qué ocurre entonces?
PISTETERO.-Que hemos tomado por unanimidad la decisión de pulverizar a todos los impostores.
METÓN.-En este caso, voy a largarme.
PISTETERO.-Sí, por Zeus; y aún no sé si podrás escapar, pues aquí está ya la tormenta. (Le pega.)
METÓN.-(Huyendo.) ¡Desdichado de mí!
PISTETERO.-¿No te lo decía hace tiempo? Vete con tus medidas a otra parte y bien lejos de aquí.

(Aristófanes, Las aves, 993-1020)

En lugar de “inscribo un cuadrado en el círculo” en otras traducciones se lee “para que el círculo se convierta en cuadrado”, y es posible la frase sea una alusión al problema de la cuadratura del círculo, que sabemos por otras fuentes que estaba siendo investigado en esa época.

Comments are closed.