Metae

Las “metae” (plural de “meta”, sustantivo latino de la primera declinación) eran, en la antigua Roma, los mojones cónicos, y en particular los que estaban instalados en el circo, como los tres que se ven en esta imagen1:

Para designar la forma cónica, los antiguos griegos usaron la palabra “κωνοσ”, que significaba “piña”.
Los romanos tomaron “conus” del griego, y la palabra aparece por ejemplo en Lucrecio:
Y una galería, aunque a la postre sea de trazado parejo y derecha se apoye sin interrupción sobre columnas iguales, no obstante, cuando se la ve entera en su largura desde un extremo, poco a poco va formando la cúspide de estrecho cono, juntando techo con suelo y la parte derecha toda con la izquierda hasta venir a parar en confuso vértice de cono (in obscurum coni conduxit acumen). (Lucrecio, La naturaleza, IV.430)

Pero para designar la forma cónica, la palabra tradicional y habitual en Roma era “meta”, que significaba “mojón”2.
Es la palabra que usa Tácito para describir la imagen de Afrodita en Pafos, y también es usada en Tito Livio:
El promontorio de Mioneso está entre Teos y Samos. En sí es una colina en forma de cono (in modum metae) que se alza sobre una base bastante ancha rematando en punta… (Tito Livio, Historia de Roma, XXXVII,27.)

O en Plinio el Viejo:
El eclipse de luna expresa la dimensión del sol con un argumento irrefutable, igual que el propio eclipse de éste muestra la pequeñez de la tierra. En efecto, dado que hay tres formas de sombra y consta: que si el objeto que la produce es igual a la luz, la sombra se proyecta en forma de columna y no tiene fin; que, en cambio, si el objeto es mayor que la luz, se produce en forma de una peonza derecha, de suerte que su pico inferior será muy fino e igualmente su longitud infinita; y que si el objeto es menor que la luz, origina la imagen de un cono (metae existere effigiem) con su extremo terminado en punta, tal como es la sombra que se ve cuando se eclipsa la luna, entonces ocurre evidentemente, sin que quepa la menor duda, que el sol sobrepasa el tamaño de la tierra. (Plinio el Viejo, Historia natural, II.11,51)

Puesto que la ciencia fue un invento griego y no romano, hoy decimos “secciones cónicas” y no “secciones méticas”.


1 – La imagen está tomada de:
http://penelope.uchicago.edu/~grout/encyclopaedia_romana/circusmaximus/metae.html
Otra imagen de metae en los extremos de la spina de un circo:
http://penelope.uchicago.edu/~grout/encyclopaedia_romana/circusmaximus/lyon.html

2 – La palabra latina “meta” proviene de la raiz proto-indoeuropea *med-, de donde proviene también el griego μετρον


Esta entrada participa en la Edición 3.1415926 del Carnaval de Matemáticas cuyo anfitrión es el blog Series Divergentes.