Y eso ¿para qué sirve?

La segunda aparición, cronológicamente (423 A.C.), de la palabra γεωμετρια, en lo que nos ha llegado de la antigüedad, va inmediatemente seguida de la famosa pregunta.

Personajes: Estrepsíades y un discípulo (μαθητησ) del Pensatorio.

E.- Y eso de ahí, ¿qué es?
D.- La geometría.
E.- Y eso ¿para qué sirve?
D.- Para medir la tierra.
E.- ¿La que se adjudica en parcelas?
D.- No, la tierra entera.
E.- Cosa fina lo que dices. El invento es democrático y util.
D.- Este es el mapa de toda la tierra. ¿Ves? Aquí está Atenas…
E.- ¡Qué dices!. No te creo. No veo pleitos en tribunales.
D.- Ten la seguridad, este lugar es el Ática.
E.- ¿Y dónde están los de Cicina, mis paisanos?
D.- Están aquí. Y Eubea, como ves, se extiende ahí muy a lo largo.
E.- Lo sé. La machacamos nosotros y Pericles. Pero ¿dónde está Esparta?
D.- ¿Que dónde está? Ahí.
E.- ¡Qué cerca de nosotros! Pensadlo bien ¿no la podríais poner un poco más lejos?
D.- Imposible.
E.- ¡Por Zeus! Lo lloraréis. ¡Toma! ¿Quién es ese tío colgado en la cesta?
(Aristófanes, Las Nubes, 200ss.)

Las Nubes fueron representadas en el festival de las Dionisias (prime time de la época), en Atenas, en el año 423 A.C.


Fuente: Aristófanes. Comedias II, BCG 391.


Esta entrada participa en la Edición 3.14159 del Carnaval de Matemáticas cuyo anfitrión es el blog Scientia.

Un comentario sobre “Y eso ¿para qué sirve?

  1. Pingback: Medir las llanuras aéreas | Guirnalda matemática